Temor al fisco frena uso de medios digitales para sustituir efectivo

Con fecha 3 de Noviembre de 2017 el  periódico La Jornada publicó, de Roberto Gonzalez Amador, una interesante nota, en la que se opina que la excesiva fiscalización y regulación, así como la sensación que tienen los contribuyentes de que la recaudación no se utiliza para los fines que fue creada,  inhiben las inversiones y motivan la informalidad.

Esta es la nota:

Ciudad de México. En México, 15 de cada 100 operaciones comerciales son pagadas por un medio digital, sin que medie el uso de efectivo. Y, por ahora, el mayor obstáculo para aumentar esa práctica, que reduce el costo de las transacciones para los consumidores e intermediarios, radica en la reticencia de las personas a dejar ante el fisco un registro de sus actividades.

La principal limitante para reducir el uso de efectivo en la economía mexicana está relacionada con la fiscalización, consideró Ricardo Granados, director de banca digital de BanBajío, en una entrevista con La Jornada.

“Mucha gente no ve beneficios palpables y entonces se pregunta para qué incorporarse al fisco. Quizá estén de acuerdo en pagar impuestos si vieran que se regresan en autopistas de buena calidad, instalaciones correctas para la educación y servicios médicos de calidad. Nosotros como banco buscamos que la gente se incorpore al fisco, que se metan al sistema financiero y nos topamos a veces con estas situaciones”, añadió.

BanBajío, junto con otras cinco instituciones -Inbursa, Scotiabank, Afirme, Famsa y Banregio- participa en un proyecto conjunto para que los clientes de esas firmas hagan consultas de saldo o retiren efectivo en cajeros automáticos de cualquiera de los bancos sin pagar comisiones. Es una forma, explicó Granados, de incorporar a más población al uso de los servicios financieros.

Mencionó que desde que la puesta en marcha esta iniciativa, se han realizado 17 millones de transacciones -62 por ciento de las cuales son de retiro de efecto y el resto de consulta de saldo- que, al no generar comisiones, han generado a los usuarios ahorros por 260 millones de pesos.

“Lo que queremos es que la gente utilice los bancos, que guarden su dinero en los bancos y que utilicen medios de pago electrónicos porque son más seguros y generan beneficios”, como ser sujetos de crédito. No importa en qué banco abren su cuenta, sino que utilicen los servicios bancarios”, añadió, “porque son más seguros y generan menos costos al haber más puntos desde donde pueden realizar sus operaciones”.

“Uno de los objetivos de iniciativas como la de compartir cajeros automáticos es ir reduciendo las transacciones en efectivo en México, para que se hagan vía electrónica o a través de una tarjeta”, mencionó.

“El beneficio de no usar efectivo es que el manejo físico de los billetes y monedas es costoso; el banco central gasta en imprimirlos y en retirar los que se deterioran”, agregó. Actualmente, 85 por ciento de las transacciones en el país se pagan con efectivo y el resto por un medio electrónico”.

“En países como India, del gobierno salen iniciativas para reducir todo el tema del uso de efectivo”.

“La principal limitante es la fiscalización. La gente como no ve beneficios palpables y entonces no entra al sistema fiscal”, apuntó.